Una veintena de vehículos arrollaron en la autovía el cuerpo de la víctima, de unos 40 años

Camiones, turismos, autobuses, hasta una veintena de vehículos pasaron ayer por encima del cadáver de una persona que yacía en el asfalto de la A-30. "No han dejado de arrollar el cuerpo hasta que un conductor se ha percatado de que no se trataba de un animal", confirmaban ayer desde la Guardia Civil de Tráfico. De hecho, las primeras llamadas que recibió Emergencias a las 6,21 solo hablaban de la existencia de un "obstáculo" en uno de los carriles de la vía. El "bulto" se situaba en el km. 170 de la A-30, en el término municipal de Torre Pacheco. Pero otros conductores estuvieron un poco más avispados y ya telefonearon al 112 alertando de la presencia del cadáver de una persona "posiblemente atropellada" a la altura de la gasolinera Garcerán, en dirección a Cartagena. "Se desconoce la identidad de la victima porque ha quedado irreconocible", confirmaron desde Tráfico.

Hasta ese punto de la autovía se desplazaron unas cuantas patrullas de la Benemérita y se produjeron importantes retenciones durante el tiempo en el que se tardó en recuperar los restos dispersos por la calzada. Al parecer estaban diseminados en un largo trayecto. La primera hipótesis que se maneja es el atropello por parte de un gran vehículo. Aun así los investigadores mantienen abiertas todas las hipótesis, desde que fue atropellado, hasta que lanzasen el cuerpo a la vía. Tráfico sopesa que el conductor pudo darse a la fuga tras el atropello o que ni siquiera se diera cuenta de ello y prosiguió su marcha. "Hay un paso subterráneo para pasar al otro lado, pero parece que la víctima saltó la mediana de la autovía", comentaba un empleado de la gasolinera Garcerán. "Se lo han llevado por delante y luego han empezado a pasar por encima un coche, otro, y otro, y otro mas.... Era totalmente imposible meterse en la carretera para tratar de detenerlos".

Este empleado de la mencionada estación de servicio, explica que justo en la gasolinera que hay en el otro sentido, dirección Murcia, pasa un autobús y "a lo mejor esa persona estaba intentando cogerlo". En la zona se personaron agentes de la Policía Judicial y con el paso de las horas, fuentes próximas a la investigación confirmaron que se habían ampliado las hipótesis que van desde el accidente hasta el suicidio. Tampoco se descarta que hubiesen lanzado un cuerpo sin vida a la carretara para borrar pruebas con los sucesivos atropellos que se iban a producir. Estan abiertas todas las hipótesis. La Benemérita indicó que todas las informaciones recabadas apuntan a que el fallecido es un hombre, de nacionalidad española, de 40 años aproximadamente y cuya familia reside en la zona de Cartagena.