Me venían malos pensamientos, como el suicidio

Aldi trabajaba en una plataforma de madera de pesca en la que estaba solo todo el tiempo. Su trabajo era controlar los focos para atraer los peces. Un día, debido al fuerte viento, los amarres se soltaron y el chico de 19 años quedó a la deriva. Tras 49 días solo en el mar, Aldi fue rescatado por un buque bandera panameña que lo encontró en las proximidades de la isla de Guam en el océano Pacífico y lo entregó a las autoridades en Japón. Ahora, ya recuperado en su casa de Indonesia y rodeado de su familia, que aún no se puede creer que esté vivo, Aldi ha hablado sobre su experiencia: "A veces me venían malos pensamientos, como el suicidio, pero eran menores que la esperanza de que me encontraran". Leer la Biblia y cantar canciones espirituales lo mantuvo con vida durante 49 días, ha asegurado.

El chico de 19 años pudo sobrevivir gracias a la pesca, cocinando sus capturas con trozos de madera de su precaria plataforma de madera, y bebiendo agua salada que filtró con su ropa. Durante los 49 días que estuvo a la deriva, Aldi vio pasar hasta 10 buques pero ninguno se percató de su presencia.