La hipótesis es que el móvil del asesinato fue el robo.

El cuerpo de la víctima, identificado como Francisco Cintado, fue hallado amordazado en el interior de la joyería después de que su mujer lo estuviera llamando desde las 19,00 horas y no obtuviera ninguna respuesta. El Instituto Armado estaría buscando un vehículo de color azul ocupado por tres hombres de nacionalidad rumana que, según algunos testigos, estarían implicados en el atraco a la joyería. Cintado era una persona muy conocida en la localidad sevillana y su familia se había dedicado al negocio de la joyería de toda la vida.