El número de víctimas mortales asciende a cuatro.

El teniente coronel de la gendarmería francesa Arnaud Beltrame, de 44 años, que ayer se intercambió por los rehenes en el ataque terrorista en un supermercado de Trèbes, al sur de Francia, ha fallecido esta madrugada por las heridas que sufrió. El terrorista Redouane Lakdim, de 25 años, le disparó varias veces. El fallecimiento de Beltrame eleva a cuatro las víctimas mortales de Lakdim, que ayer a las once de la mañana entró en el supermercado armado, al grito de Alá es grande.

"Muere por la patria. Francia nunca olvidará su heroísmo, su valentía, su sacrificio. Con el corazón encogido, dirijo el apoyo de todo el país a su familia, a sus allegados y a sus compañeros de la gendarmería de L'Aude", escribió antes de las seis de la mañana en Twitter el ministro del Interior francés, Gerard Collomb. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, aplaudió "el coraje" del gendarme y destacó que "salvó vidas e hizo honor a su Ejército y su país. Ha caído como un héroe". El teniente coronel estaba casado y sin hijos.

Beltrame llevaba desde agosto destinado en Carcasona, en el distrito de Aude, y fue, según los medios locales, uno de los primeros en llegar al supermercado. "Yo sabía que tenía que ser él", aseguró ayer su madre a la cadena de radio francesa RTL, al conocer que un policía se había ofrecido como moneda de cambio. "Él siempre lo ha hecho todo por la patria. Es su razón de vivir", añadió. Y aseguró que seguramente le hubiese respondido que solo cumplía con su deber.