Ocurrió en la cresta de Salenques, donde ya se han producido otros accidentes mortales

Un escalador catalán de 43 años perdió este sábado la vida en el valle de Benasque cuando realizaba una ascensión por la cresta de Salenques, una zona donde ya se han producido otros accidentes mortales. Joel T. J., de 43 años, vecino del municipio barcelonés de Vallirana, estaba en una cordada a más de 3.000 metros de altitud, cuando se produjo un desprendimiento de piedras y cayó al vacío por una vertical de unos 100 metros. La subdelegación del Gobierno en Huesca informó de que en el mismo lugar se recogió a otro compañero de cordada que se encontraba ileso.

Con esta ya son 21 las personas que han fallecido en lo que va de año en accidentes en la montaña en la provincia de Huesca, superando así la cifra de todo el 2017, cuando se registraron 20 víctimas mortales. La operación para evacuar el cuerpo del montañero catalán se prolongó de las 9.20 a las 13.15. Según explicaron fuentes de la Guardia Civil, se recibió un aviso en la central del 062 de la Comandancia informando que un montañero se había precipitado al vacío al producirse un desprendimiento. Hasta allí se dirigieron el Grupo de Rescate en Montaña de Benasque, el helicóptero de la unidad aérea de la Guardia Civil de Huesca y un médico del 061. El accidente ocurrió a unos 3.000 metros, una altitud en la que la operatividad del helicóptero se ve reducida. La unidad aérea realizó un apoyo en la pared para permitir el descenso de los especialistas y el facultativo. Este solo pudo certificar la muerte del montañero. El cuerpo fue evacuado a la helisuperficie de Benasque y desde allí al depósito de cadáveres para la autopsia.

Por debajo de la cresta, donde fue a parar el escalador, todavía quedan restos de nieve, sobre la cual se pueden ver los restos de los desprendimientos de rocas, algunas de grandes dimensiones. La ascensión a la cresta de Salenques requiere preparación física y técnica. El paso de la escalada en roca es larga y el principal peligro para los escaladores lo constituyen los tramos de roca descompuesta. En el verano de 2016, fue escenario de dos accidentes mortales. El de Joel T. J. es el segundo suceso fatal en la montaña en una semana y casualmente los dos han ocurrido en Benasque. El pasado domingo, un joven de 26 años de Tárrega (Lérida) murió ahogado en un barranco al quedársele atrapado un pie en una piedra después de un salto. La mala suerte ha estado presente en ambos casos. Además, el buen tiempo está prorrogando la temporada estival y los fines de semana hay una masiva afluencia de montañeros al Pirineo. La cresta de Salenques es un clásico en la escalada en la provincia de Huesca. Situada en el macizo de la Maladeta, donde también está el Aneto, va del collado de Salenques al pico Margalida. Está formada por varias agujas que obligan a utilizar técnicas de escalada y rápel. Lorenzo Ortas, vicepresidente del club Peña Guara, opina que ofrece una dificultad media, aunque esta valoración está directamente relacionada con la pericia del escalador. Esto no quita para que aun teniendo una buena preparación y experiencia, "siendo una zona de alta montaña, te puedes agarrar a una piedra y que esta se suelte", advierte.