Fué confundido con un jabalí

Marc Sutton, un ciclista aficionado que estaba realizando en mountain bike la ruta de Super Morzine en los Alpes franceses, murió el pasado domingo víctima de un disparo de escopeta.Según publican la prensa francesa e inglesa el ciclista británico fue confundido con un jabalí por un joven cazador local de 22 años que formaba parte de una batida compuesta por 18 personas, pese a vestir con ropa de alta visibilidad.

El ciclista, acusado de violación por su hermana y varias mujeres más, residía en Francia donde regentaba un restaurante. Según medios locales, murió antes de que el helicóptero de emergencias pudiese acudir a su rescate y su familia lamenta que falleciese "tan rápido y sin sufrir". Violador y "psicópata" con antecedentes violentos

En un comunicado emitido por Facebook, la madre de Sutton asegura que "era un monstruo y ojalá se pudra en el infierno", mientras explica que su historial de violencia se remonta a los 11 años cuando trató de apuñalar a una compañera de clase. Su hermana Katie, a quien violó en múltiples ocasiones también ha celebrado su fallecimiento: "Era un violador y me alegro de que esté muerto, me siento aliviada de que ya no pueda lastimar a nadie más". En unas duras declaraciones a The Sun, la hermana relata la carga que sentía porque siguiese vivo y fuera de prisión."Merecía ser fusilado como un animal, era el animal más grande que había", explica aliviada.También algunas de sus exnovias se han manifestado para apoyar a la familia y denunciar sus malas experiencias con Sutton. "Nos hizo pasar por todo el infierno, ahora es su turno de ir al infierno y pudrirse. Lo pintaron para que fuera una especie de ángel pero sabemos que era un psicópata", sostiene Ann-Marie Mounty.