Una carta anónima que indicaba cómo encontrar los cadáveres

Investigadores del Departamento de Licencias y Asuntos Regulatorios de Michigan recibieron una carta anónima que indicaba cómo encontrar los cadáveres, que estaban cuidadosamente escondidos dentro de un falso techo en la antigua funeraria de Cantrell. "Obviamente, fue un empleado o alguien que tenía conocimiento" del negocio y del edificio quien escondió los cuerpos, por razones que se desconocen, ha dicho el teniente de la Policía de Detroit Brian Bowser.

También se desconoce cuánto tiempo han estado almacenados allí o qué edad tenían, pero Browser ha declarado que van a tratar de "contactar con las familias". El Estado cerró la funeraria en abril tras encontrar múltiples irregularidades. Los inspectores descubrieron que los cuerpos embalsamados se habían almacenado durante meses en un garaje no refrigerado y en otras áreas insalubres. Entre otras irregularidades, se sabe que un cuerpo permaneció desde enero hasta abril sin cremar o que no se depositaron los pagos anticipados de al menos 13 clientes que firmaron contratos para futuros servicios funerarios. Por ello, en abril la funeraria fue acusada de fraude, engaño, incompetencia y negligencia grave.