Así quedó el cuerpo de una madre por proteger a su bebé de una terrible granizada

Una gran tormenta de granizo en la región de South Burnett, en Queensland, sorprendió a Fionna Simpson, a su abuela y a su bebé de apenas cuatro meses. Las tres se dirigían hacia la casa de la abuela en la autopista cuando la lluvia comenzó. Ella no había escuchado las advertencias, pero en cuanto se percató de la gravedad del asunto supo que tenía que frenar. "No estaba conduciendo muy rápido porque no podría ver muy bien… No podía ver delante de mí, ni siquiera podía ver la línea de la carretera", aseguró a ABC.NET. "Toda esta lluvia comenzó a entrar, y la ventana donde estaba mi hija se había ido”, dijo. Rápidamente saltó hacia la parte trasera del coche donde se encontraba su hija y actuó como un escudo para protegerla. En cuanto se rompió otra ventana de la parte delantera del coche, Fionna también trató de ayudar a su abuela, pero la tormenta era tan fuerte que resultaba complicado.

Al final la tormenta paró y pudieron llegar bien a la casa más cercana que encontraron. "No fue hasta que entré en la ambulancia que me di cuenta de que si no hubiera hecho eso, ella [su bebé] podría haber resultado gravemente, cualquier cosa podría haber sucedido", relató Fionna Simpson. A pesar de la terrible experiencia, la madre dijo que no dudaría en volver a hacer lo mismo.