Theresa Lockhart, de 44 años, desapareció en mayo del 2017

Theresa Lockhart, de 44 años, desapareció en mayo y aunque su marido siempre fue el principal sospechoso de su desaparición, nunca se habían reunido las pruebas suficientes como para acusarle del crimen. El cuerpo sin vida de su marido, Christopher Lockhart, fue hallado en su casa de Michigan, Estados Unidos. El hombre, que según las primeras informaciones se habría suicidado, dejó junto a su cuerpo un mapa dibujado a mano en el que señalaba el punto exacto donde se encontraba semienterrado el cuerpo de su mujer.

El hombre, que siempre había sido el principal sospechoso de la policía, nunca pudo ser acusado de nada debido a la falta de pruebas. A pesar de eso, Lockhart llevaba tres meses portando un chip electrónico debido a que fue avistado conduciendo bajo los efectos del alcohol y debía presentarse ante la policía frecuentemente. Un comunicado del Departamento de Seguridad Pública de Portage habría informado de que el hombre no habría asistido a su cita con los agentes a las diez de la mañana y su indicador no había notificado ningún movimiento en las últimas horas, por lo que los oficiales acudieron a la casa, donde encontraron el cuerpo sin vida de Christopher.

La policía encontró entonces el mapa donde el hombre indicaba la ubicación exacta del cuerpo de su mujer, a la que más tarde encontraron. La pareja se conoció en Internet en 2006 y se casó tan solo un año después. Tras la desaparición de su mujer, las fuerzas de seguridad desplegaron tanto dispositivos terrestres como fluviales para encontrar su cuerpo. El hombre le explicó a la policía que el 18 de mayo su mujer acudió al gimnasio y que después volvió a casa y también que sobre las diez de la noche volvió a salir, pero nunca explicó a dónde había ido.